¿Cómo es un proceso de Design Thinking? Descubriendo pains del mercado

4 (2)

¿Cómo encontramos modelos de negocios innovadores? ¿Cómo podemos llevar adelante una investigación de necesidades en el mercado? ¿Cómo podemos aportar el mayor valor a nuestros clientes?

Estas son algunas de las preguntas que nos replanteamos constantemente. Para hacer buenos negocios, debemos solucionar problemas profundos, satisfacer necesidades que no han sido cubiertas y que realmente les ‘duelan’ a nuestros clientes.

En un mundo donde la innovación y la creatividad se posicionan como pilares fundamentales para el éxito, encontrar y desarrollar nuevos modelos de negocio es un desafío enorme. La búsqueda constante de estrategias que nos permitan destacarnos en un mercado cada vez más saturado nos lleva a explorar herramientas y metodologías que potencien nuestra capacidad para innovar. Una de estas herramientas, quizás menos convencional pero increíblemente poderosa, es el Design Thinking.

Personalmente, he experimentado el impacto transformador del Design Thinking en diversos proyectos y Bootcamps, incluyendo uno particularmente intenso en Trama ITBA. Actualmente, estamos adaptando esta metodología en SquadS Ventures para explorar y desarrollar potenciales nuevos negocios. La capacidad de generar ideas innovadoras y de calidad mediante este enfoque es, sencillamente, impresionante. Pero, ¿qué hace al Design Thinking tan especial? Acompáñenme a descubrirlo.

Desentrañando el Design Thinking

Antes de sumergirnos en cómo esta metodología puede revolucionar los modelos de negocio, hagamos un breve repaso de sus fundamentos:

  • Innovación centrada en las personas: El Design Thinking pone a las personas en el centro del proceso creativo.
  • Iteración rápida: Esta metodología fomenta la iteración rápida para refinar ideas basándose en el feedback real del usuario.
  • Herramientas colaborativas: Promueve el uso de herramientas que facilitan la empatía, la ideación y la prototipación colaborativa.

¿Por qué apostar por el Design Thinking?

El Design Thinking no es solo una metodología; es una filosofía que reconoce la importancia de entender profundamente a los usuarios finales. Los clientes valoran experiencias personalizadas y soluciones que realmente respondan a sus necesidades, poner a las personas al centro de cualquier proceso de innovación no solo es deseable, sino necesario.

No importa si estás al frente de una startup o gestionando un proyecto dentro de una corporación establecida; el Design Thinking te brinda un marco flexible para abordar problemas complejos. Al enfocarte primero en entender a tus usuarios (Empatizar), luego definir claramente sus problemas (Definir), idear creativamente soluciones (Idear), prototipar estas soluciones (Prototipar) y finalmente testearlas (Evaluar), te aseguras de estar siempre alineado con las necesidades reales del mercado.

Las Cinco Etapas del Design Thinking

1. Empatizar

La primera etapa del Design Thinking se centra en entender profundamente a los usuarios y sus necesidades. Aquí, el objetivo es sumergirse en el mundo del usuario para captar sus emociones, comportamientos y motivaciones. Técnicas como entrevistas, observación y la creación de mapas de empatía son fundamentales en esta fase. Al desarrollar una comprensión empática, se pueden identificar problemas y oportunidades de manera más efectiva.

2. Definir

Con la información recolectada durante la fase de empatía, el siguiente paso es sintetizar los hallazgos y definir claramente el problema a resolver. Esta etapa implica organizar y analizar los datos para identificar patrones y temas recurrentes. El resultado es una declaración de problema bien articulada, que proporciona un enfoque claro y centrado en el usuario para el resto del proceso de Design Thinking.

3. Idear

La etapa de ideación es donde la creatividad fluye libremente. Aquí, se generan tantas ideas como sea posible, sin restricciones ni juicios. Se utilizan técnicas como brainstorming, sketching y mind mapping para fomentar la creatividad y explorar soluciones innovadoras. El objetivo es pensar fuera de la caja y considerar una amplia gama de posibles soluciones al problema definido.

4. Prototipar

Una vez seleccionadas las ideas más prometedoras, estas se transforman en prototipos tangibles. Los prototipos pueden ser modelos físicos, diagramas, storyboards o cualquier representación visual que permita explorar y experimentar con las ideas. La clave en esta etapa es crear versiones simples y rápidas de las soluciones para poder probar y recibir feedback de manera eficiente. Basicamente un producto minimo viable (bien minimo!), seguramente ya los conozcan y los tengan identificados como MVPs.

5. Evaluar

La fase final del proceso de Design Thinking implica probar los prototipos con los usuarios reales para obtener feedback valioso. Esta evaluación ayuda a identificar qué funciona y qué no, permitiendo realizar ajustes y mejoras. La evaluación es un proceso iterativo; los prototipos se refinan continuamente en base a la retroalimentación hasta que se alcance una solución óptima. Este ciclo de prueba y ajuste asegura que el producto final esté verdaderamente alineado con las necesidades y expectativas de los usuarios.

Herramientas clave del Design Thinking

Para implementar efectivamente esta metodología, existen varias herramientas que pueden facilitar cada etapa del proceso:

  • Empathy Map: Ideal para capturar profundamente las necesidades y comportamientos del usuario. Ayuda a entender mejor las emociones y experiencias del usuario, proporcionando una base sólida para el diseño centrado en el usuario.
  • Mind Map: Útil para organizar ideas y explorar conexiones lógicas durante la fase de ideación. Facilita la visualización de conceptos y la identificación de relaciones entre diferentes ideas, promoviendo un pensamiento más estructurado y creativo.
  • Matriz de Viabilidad/Impacto: Esencial para priorizar ideas basándose en su factibilidad y potencial impacto. Permite evaluar y clasificar las ideas según su viabilidad y el valor que pueden aportar, ayudando a tomar decisiones informadas sobre qué soluciones desarrollar.

¿Cómo se puede aplicar el Design Thinking para innovar en modelos de negocio?

Aplicar el Design Thinking en la innovación de modelos de negocio significa ir más allá del producto o servicio actual; implica rediseñar la experiencia completa del cliente. Desde cómo interactúa inicialmente con tu marca hasta el soporte post-venta, cada punto de contacto es una oportunidad para innovar y diferenciarte. Este enfoque holístico puede revelar oportunidades inesperadas para crear valor adicional que tus competidores podrían estar pasando por alto.

¿Por qué es importante poner a las personas en el centro de la innovación?

En última instancia, la razón por la cual el Design Thinking enfatiza tanto la centralidad del usuario reside en su capacidad para generar soluciones profundamente resonantes. Al comenzar por entender genuinamente quiénes son nuestros usuarios, qué valoran y qué desafíos enfrentan, podemos crear ofertas que no solo satisfagan sus necesidades sino que también superen sus expectativas. Este nivel de sintonía con el usuario final no solo mejora la aceptación y satisfacción del cliente sino que también promueve una lealtad duradera hacia nuestra marca.

Aterrizando la teoría: Pasos concretos hacia la innovación

Ahora bien, ¿cómo podemos llevar estos conceptos elevados a la práctica? Aquí tres pasos prácticos para comenzar:

  • Pon a prueba tu empatía: Sumérgete en la vida diaria de tus usuarios. Observa, pregunta e interactúa con ellos.
  • Fomenta un ambiente creativo: Crea espacios donde tu equipo se sienta seguro para compartir ideas locas sin temor al juicio.
  • Idea sin límites: Utiliza sesiones de brainstorming para explorar todas las posibles soluciones a un problema definido luego filtra y prototipa las más prometedoras.

Cerrar con este llamado a “Reflexionar sobre la forma en que se identifican las necesidades de los clientes” e instigar al uso del Design Thinking no es casualidad. En mi experiencia personal y profesional, he visto cómo esta metodología no solo mejora productos o servicios existentes, sino que también puede revelar completamente nuevos modelos de negocio. Al adoptar un enfoque centrado en las personas hacia la innovación, podemos desbloquear niveles completamente nuevos de creatividad.

¿Implementaste alguna vez estrategias o herramientas similares en tus proyectos? ¿Cómo fue tu experiencia poniendo a las personas primero? Te animo a compartir tus reflexiones y continuar explorando cómo metodologías como el Design Thinking pueden revolucionar tu acercamiento hacia la innovación.

Un abrazo!!

Joakim I. Romero

Operator in Residence (Finance, Metrics & Research)

[email protected]

Squads.Ventures

Keep reading!